Noticias COP 22. Marrakech. Entrada en vigor del Acuerdo de París

COP 22. Marrakech. Entrada en vigor del Acuerdo de París

Las naciones llevan adelante las acciones mundiales por el clima en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2016.

Líderes de todo el mundo hacen pública una proclamación que subraya un impulso «irreversible».

Los países han acelerado la acción por el clima en todo el mundo a través de una amplia gama de áreas en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático dando prioridad a los objetivos políticos y prácticos del histórico Acuerdo de París sobre el cambio climático.
Los Gobiernos han fijado un corto plazo, hasta 2018, para completar las normas de aplicación del Acuerdo de París con el fin de asegurar la confianza, la cooperación y su éxito en años y décadas venideros.
 
Empresas, inversores, ciudades y Gobiernos locales también han anunciado nuevos compromisos frente al cambio climático que se suman a los miles anunciados en el período previo a la conferencia sobre el cambio climático que se celebró en París el año pasado.
El Foro de Vulnerabilidad Climática, un grupo de más de 40 naciones vulnerables, ha hecho pública una declaración que refuerza su llamamiento para limitar la subida de la temperatura media mundial a lo más cerca de 1,5 grados Celsius que sea posible.
 
Su Visión de Marrakech compromete a estos países a varios objetivos ambiciosos, entre ellos lograr que el 100 % de la energía sea renovable entre 2030 y 2050.
 
Varios países (Canadá, Alemania, México y Estados Unidos) anunciaron estrategias ambiciosas frente al cambio climático hasta 2050 que reflejan el objetivo a largo plazo del Acuerdo de París de lograr la neutralidad climática y un mundo con bajas emisiones en la segunda mitad del siglo.
 
Esta nueva etapa de implementación y acción para el clima y para el desarrollo sostenible ha quedado plasmada en la Proclamación de Acción de Marrakech.
 
La COP 22, que ha tenido como anfitrión al rey Mohammed VI de Marruecos, ha contado con la asistencia de más de 50 presidentes, primeros ministros y vicepresidentes, así como más de 110 ministros y jefes de delegación. También ha sido testigo de la primera reunión del máximo órgano rector del Acuerdo de París tras su pronta entrada en vigor el 4 de noviembre.
 
Un resultado crucial de la conferencia de Marrakech sobre el cambio climático ha sido el progreso de la redacción de las normas de aplicación, o manual, del Acuerdo de París.
 
El acuerdo exige una importante mejora de la transparencia de la acción, entre otras cosas para las mediciones y la contabilidad de las reducciones de las emisiones, la provisión de financiación para hacer frente al cambio climático y para el desarrollo y transferencia de tecnología.
 
También incluye la labor de diseñar comunicaciones sobre la adaptación, que es el principal vehículo para compartir esfuerzos individuales de adaptación y para atender necesidades en el marco del Acuerdo de París.
 
Los países han dado pasos en este sentido y han establecido un breve plazo de tiempo para completar esta labor: 2018. Los países ya han construido los cimientos para esto con un proceso transparente que comenzó en el año 2014 mediante el que se evalúan unos a otros las acciones que están realizando para reducir las emisiones.
 
La implementación de planes de acción por el clima también recibió un impulso con la puesta en marcha de la Alianza para las CDN, una coalición de países en desarrollo y desarrollados y de instituciones internacionales que trabajan juntos para asegurar que los países reciben el apoyo técnico y financiero que necesitan para conseguir rápidamente sus objetivos de desarrollo sostenible y relacionados con el clima.
 
Entrada en vigor del Acuerdo de París. 4 noviembre 2016
04 de noviembre, 2016 — Naciones Unidas marcó la entrada en vigor del Acuerdo de París sobre Cambio Climático este 4 de noviembre de 2016 con un evento en el que participaron representantes de la sociedad civil.
 
El Secretario General de la ONU expresó de esa forma su profunda gratitud en nombre de la Organización al liderazgo, valor y persistencia de ese sector para hacer realidad el histórico pacto.
 
En octubre, el Acuerdo de París alcanzó el umbral requerido para entrar en vigor: la ratificación del instrumento por 55 países que sumaran el 55% de las emisiones globales.
 
El pacto pide a los países combatir el cambio climático y acelerar las acciones y las inversiones para reducir las emisiones de gases contaminantes y mejorar la adaptación a las amenazas del clima.
 
El objetivo es mantener el aumento de la temperatura global este siglo por debajo de los dos grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales.
 
También insta a aumentar la inversión en nuevas tecnologías limpias dirigidas a los países en desarrollo hasta alcanzar 100.000 millones de dólares anuales para el año 2020.