Acuerdos en la Materia

Acuerdos en materia de Cambio Climático

AcuerdosLas primeras actuaciones acometidas por la comunidad internacional en relación a la lucha contra cambio climático tuvieron lugar en  junio de 1988, durante la celebración de  la Conferencia de Toronto sobre Cambios en la Atmósfera, organizada por la Organización Meteorológica Mundial. A partir de esta Conferencia se creó el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), con el cometido de revisar e informar sobre los últimos acontecimientos científicos, impactos y soluciones al cambio climático.

La función del IPCC consiste en analizar, de forma exhaustiva, objetiva, abierta y transparente, la información científica, técnica y socioeconómica relevante para entender los elementos científicos del riesgo que supone el cambio climático provocado por las actividades humanas, sus posibles repercusiones y las posibilidades de adaptación y atenuación del mismo.


El IPCC trabaja para apoyar la Conferencia de las Partes, que  es la primera autoridad de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, evaluando anualmente el estado del cambio climático y la efectividad del tratado. En ella participan todos los estados miembros, o “parte”, como también organizaciones de la sociedad civil y la prensa.

En 1990, se publicó el Primer Informe de Evaluación del IPCC, que sentó las bases de la negociación en el Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático. Ese mismo año se celebró en Ginebra la 2ª Conferencia Mundial sobre el Clima, en la que se impulsó la creación de una convención sobre el cambio climático, bajo la dirección del Comité Intergubernamental de Negociación (CIN). Éste se reunió por primera vez en febrero de 1991, y sus representantes gubernamentales adoptaron la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el 9 de mayo de 1992.

 

En junio de 1992, durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Cumbre de la Tierra), celebrada en Río de Janeiro, se produjo la apertura de la Convención para su firma, entrando en vigor el 21 de marzo de 1994. Desde su entrada en vigor, se convoca anualmente la Conferencia de las Partes (COP) para impulsar y supervisar su aplicación.
 

 

Un aspecto fundamental de los Acuerdos Internacionales es la necesidad de compartir, transmitir y responder a la información mediante comunicaciones nacionales. Éstas son el medio a través del cual la COP supervisa los progresos realizados por las Partes para cumplir sus compromisos y alcanzar los objetivos últimos de la Convención. Por razones de transparencia en la presentación de la información, la COP establece las directrices que las Partes deben utilizar para presentar la información en sus comunicaciones nacionales. La COP utiliza esta información para evaluar y examinar la aplicación eficaz de la Convención y determinar el efecto total del conjunto de medidas adoptadas por las Partes. Desde 1995, estas directrices se han revisado y mejorado teniendo en cuenta la experiencia de las Partes en su aplicación.


Acuerdos internacionales


Normativa Europea
 

En marzo de 2002, la Unión Europea ratificó el Protocolo de Kioto, con lo que se logró  la firma de 55 países. A pesar de esto, no se consiguió que los países ratificantes sumaran, al menos, el 55% de las emisiones de CO2 de los países desarrollados en 1990. 
 

 

Gracias a la puesta en marcha de actuaciones de gran alcance y con un carácter ejemplarizante e innovador, la UE se ha consolidado como líder mundial en el compromiso por la lucha contra el cambio climático. Dentro de estas acciones, destaca la creación dentro del marco del primer Programa Europeo de Cambio Climático (PECC I) del sistema europeo de comercio de derechos de emisión de GEI (EU ETS se acuerdo con sus siglas en inglés) regulado por la Directiva 2003/87/CE que establece el régimen de comercio de derechos de emisión a nivel comunitario y la Directiva 2004/101/CE por la que se permite la utilización de créditos procedentes de los mecanismos flexibles por las instalaciones afectadas por el comercio de derechos de emisión). Durante el primer periodo de prueba, 2005-2007, han participado cerca de 12.000 instalaciones industriales en toda la Comunidad, abarcando en promedio entre un 45 y 50% del total de las emisiones de la UE. En el año 2008 comienza el segundo periodo del EU ETS que abarcará hasta el año 2012, coincidiendo con el periodo de compromiso de acuerdo con el Protocolo de Kyoto. Las políticas y medidas presentadas en el PECC I podrían repercutir en reducciones en la emisión de GEI en un rango entre 774 MTm CO2e y 897 MTm CO2e.

 

En la actualidad, la UE se encuentra trabajando con los diferentes grupos creados en el Segundo Programa Europeo de Cambio Climático (PECC II) lanzado en 2005 y a partir de los cuales se han desprendido una serie de medidas en sectores considerados clave para el cumplimiento de los nuevos retos asumidos internamente por la UE:
 


Acuerdos nacionales

En nuestro país, en marzo de 2002 el Parlamento ratificó el Protocolo de Kioto; además, se constituyó el Consejo Nacional del Clima, órgano consultivo encargado de elaborar la Estrategia Española para el Cumplimiento del Protocolo de Kioto.

En este sentido, en 2007 el Gobierno remitió al Consejo Nacional del Clima y a la Comisión de Coordinación de Políticas de Cambio Climático la Estrategia Española de Cambio Climático y Energía Limpia (Horizonte 2007-2012-2020). En dicha Estrategia se define el marco de actuación que deben abordar las Administraciones Públicas en nuestro país, para asegurar el cumplimiento de sus obligaciones en el Protocolo de Kioto, según lo previsto en el Real Decreto 1370/2006 por el que se aprueba el Plan Nacional de Asignación 2008-2012.

La necesidad de alcanzar los objetivos de reducción de emisiones requeridas para el periodo 2008-2012, en el menor tiempo posible, propiciaron la puesta en marcha de una serie de medidas urgentes, recogidas en el Plan de Medidas Urgentes de la Estrategia de Cambio Climático y Energía Limpia.

En materia de adaptación, el Gobierno ha centrado sus esfuerzos en la evaluación de la vulnerabilidad de España, para la posterior integración de esta variable dentro de la planificación y gestión de todos los sectores del territorio nacional, especialmente aquellos más vulnerables, para ello se ha dotado del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático.
 


Autonómica

 

En materia de cambio climático, la Comunidad Autónoma de Extremadura, aprueba en Consejo de Gobierno en marzo de 2009, la Estrategia de Cambio Climático para Extremadura 2009-2012, documento integrador de las políticas de mitigación y adaptación al cambio climático, en relación con los compromisos internacionales adquiridos por España y los objetivos específicos marcados por el gobierno autonómico.

La Estrategia de Cambio Climático para Extremadura, representa el marco de actuaciones diseñadas para abordar la problemática de la variación del clima en la región y planificadas, de manera que, partiendo de la situación socioeconómica y ambiental de la región supongan una oportunidad para alcanzar un desarrollo futuro ligado a la sostenibilidad.