La comunidad científica encargada del estudio del clima, y de su evolución en los últimos siglos, ha establecido con alto grado de consenso, que se está produciendo, de manera acelerada, un cambio del clima del planeta. Ante la evidencia científica y la magnitud del fenómeno de cambio climático,a nivel internacional, se ha comenzado a dar respuesta al mismo, elaborando una política que aborde de manera eficaz la problemática ambiental y socioeconómica que genera las variaciones climáticas.
 
Siguiendo las directrices internacionales, España, ha asumido el reto que supone el cambio climático para la sociedad, aprobando la Estrategia Española de Cambio Climático y Energía Limpia Horizonte 2007-2012-2020, en Consejo de Ministros del 2 de noviembre de 2007. En dicho documento se proponen políticas de mitigación y adaptación articuladas, mediante el Plan Nacional de Asignación y el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático respectivamente. Al mismo tiempo, desde el Gobierno central, se instó a las Comunidades Autónomas para que redactaran sus propias estrategias de cambio climático.
 
En respuesta a estos requerimientos, el Gobierno de Extremadura, aprueba el 20 de marzo de 2009, la Estrategia de Cambio Climático para Extremadura 2009-2012, apoyando de esta manera, los esfuerzos realizados tanto a nivel nacional como internacional en esta materia, y posicionándose activamente en la lucha contra el cambio climático. La Estrategia de Cambio Climático para Extremadura, representa el marco de actuaciones diseñadas para abordar la problemática de la variación del clima en la región y planificadas, de manera que, partiendo de la situación socioeconómica y ambiental de la región, supongan una oportunidad para alcanzar un desarrollo futuro ligado a la sostenibilidad.
 
El cambio climático no debe ser visto por la sociedad extremeña, como una amenaza para la región, sino que debe concebirse como una gran oportunidad. Las variaciones climáticas y sus consecuencias, van a producir la apertura de mercados desconocidos hasta ahora y esto puede generar nuevas oportunidades de negocio.
 
Ante este nuevo desafío, el Gobierno de Extremadura planifica con antelación las medidas que se llevarán a cabo en materia de cambio climático en la región, con el fin de convertir las amenazas derivadas de la variación del clima en un crecimiento económico, basado en la sostenibilidad ambiental