La comunidad científica encargada del estudio del clima, y de su evolución en los últimos siglos, ha establecido con alto grado de consenso, que se está produciendo, de manera acelerada, un cambio del clima del planeta. Ante la evidencia científica y la magnitud del fenómeno de cambio climático, a nivel internacional, se ha comenzado a dar respuesta al mismo, elaborando una política que aborde de manera eficaz la problemática ambiental y socioeconómica que genera las variaciones climáticas.
 
En este sentido, la Estrategia Europea de Adaptación establece el marco y los mecanismos de actuación destinados a preparar la UE ante los impactos climáticos presentes y futuros. El documento plantea tres objetivos claves:
 
- Promover la acción de los Estados miembros: La Comisión requiere a los Estados para que adopten estrategias de adaptación para reforzar sus capacidades adaptativas. También apoyará las iniciativas de adaptación a las ciudades.
 
- Promover actuaciones en los sectores y los sistemas más vulnerables como la agricultura, la pesca, la política de cohesión, las infraestructuras, y el uso de los seguros contra los desastres naturales.

- Disponer del mejor conocimiento para la toma de decisiones reforzando el estudio en aquellos huecos de conocimiento de la adaptación, desarrollando plataformas a nivel europeo como la Climate-ADAPT.
 
Siguiendo las directrices internacionales, España, ha asumido el reto que supone el cambio climático para la sociedad, aprobando la Estrategia Española de Cambio Climático y Energía Limpia Horizonte 2007-2012-2020, en Consejo de Ministros del 2 de noviembre de 2007. En dicho documento se proponen políticas de mitigación y adaptación articuladas, mediante el Plan Nacional de Asignación y el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático respectivamente. Al mismo tiempo, desde el Gobierno central, se instó a las Comunidades Autónomas para que redactaran sus propias estrategias de cambio climático.
 
En respuesta a estos requerimientos, el Gobierno de Extremadura, aprobó el 20 de marzo de 2009, la Estrategia de Cambio Climático para Extremadura 2009-2012, apoyando de esta manera, los esfuerzos realizados tanto a nivel nacional como internacional en esta materia, y posicionándose activamente en la lucha contra el cambio climático. La Estrategia de Cambio Climático para Extremadura 2009-2012, ha representado, en un primer momento, el marco de actuaciones diseñadas para abordar la problemática de la variación del clima en la región y planificadas, de manera que, partiendo de la situación socioeconómica y ambiental de la región, supongan una oportunidad para alcanzar un desarrollo futuro ligado a la sostenibilidad.
 
El cambio climático no debe ser visto por la sociedad extremeña, como una amenaza para la región, sino que debe concebirse como una gran oportunidad. Las variaciones climáticas y sus consecuencias, van a producir la apertura de mercados desconocidos hasta ahora y esto puede generar nuevas oportunidades de negocio.
 
Ante este nuevo desafío, el Gobierno de Extremadura planifica con antelación las medidas que se llevarán a cabo en materia de cambio climático en la región, con el fin de convertir las amenazas derivadas de la variación del clima en un crecimiento económico, basado en la sostenibilidad ambiental.
 
Posteriormente, y derivado de la finalización del periodo de vigencia de la citada Estrategia, el Gobierno de Extremadura aprobó el 7 de enero de 2014 la Estrategia de Cambio Climático de Extremadura para el periodo 2013 -2020. Dicha Estrategia es continuación de la anterior, planificada para el horizonte temporal 2009-2012, pero adaptada a la situación actual y con una proyección hacia el año 2020.
 
La elaboración de este nuevo documento marco responde a los requerimientos y compromisos, tanto nacionales como internacionales, en el ámbito del Cambio Climático. La Comunidad Autónoma de Extremadura, pese a contar con un marco natural de gran riqueza, no es ajena al problema global existente, y por ello el documento presentado engloba activamente a todos los sectores de la sociedad extremeña.
 
El compromiso adquirido mediante la implantación de las dos Estrategias de cambio climático de Extremadura impone a la Comunidad la exigencia de estar en continua renovación por lo que actualmente se está trabajando en adaptar las medidas y horizontes implantados en las mismas de modo que siga adecuándose a los últimos acuerdos establecidos en esta materia reflejados en el Acuerdo de París.
 
El Acuerdo de París se aprobó en la Cumbre de Clima de París (COP21), en diciembre de 2015. 
 
En la actualidad, son 193 los países signatarios del Acuerdo de París y 117 han presentado ya sus instrumentos de ratificación ante el Secretariado de Naciones Unidas, lo que ha permitido su pronta entrada en vigor con fecha de 4 de noviembre de 2016. 
 
Se trata de un tratado internacional jurídicamente vinculante que establece el marco global de lucha contra el cambio climático a partir de 2020, en el que participan todos los países, en función de sus capacidades y circunstancias nacionales. 
 
Este Acuerdo sienta las bases de una acción global ambiciosa de lucha contra el cambio climático, que permita que el incremento de la temperatura media global no supere los 2°C respecto a los niveles preindustriales.